Policías intimidan y expulsan a periodistas independientes que informaban sobre deslave causado por huracán Iota en Nicaragua

Fundación Violeta Barrios de Chamorro

Fotografia por: Wilfredo Miranda

Agentes armados de la Policía Nacional intimidaron, fotografiaron y expulsaron a un grupo de periodistas independientes que se había trasladado a las cercanías del macizo de Peñas Blancas, en Matagalpa, Nicaragua, para informar sobre un deslave ocasionado por el huracán Iota, que dejó al menos una decena de muertos.

Periodistas de los medios de comunicación independientes La Prensa, Divergentes, Nicaragua Investiga, NotimaTV, Boletín Ecológico, entre otros, se movilizaron para brindar cobertura periodística al deslave provocado por el huracán Iota en el sector Los Roques, en la comunidad San Martín de Peñas Blancas, en Matagalpa, al norte de Nicaragua.

Desde su llegada, los periodistas se encontraron con la negativa de los policías para permitirles la cobertura informativa.

Los reporteros denunciaron que los agentes impidieron el paso por “órdenes de arriba”, en referencia a las altas estructuras gubernamentales. 

“Aunque han entrado medios de comunicación oficiales a la zona controlada del deslave en el macizo de Peñas Blancas, un político del (gobernante) Frente Sandinista (de Liberación Nacional) de la zona y un subcomisionado nos impiden pasar a hacer nuestro trabajo. Tenemos tres horas bloqueados”, informó el periodista Wilfredo Miranda, del sitio Divergentes, a través de su cuenta de twitter.

En las imágenes divulgadas por Miranda quedó registrado cuando llegaron refuerzos policiales y antimotines, armados, que se dedicaron a poner una cuerda para impedir el paso a los periodistas, incrementar el cerco de seguridad y tomar fotografías y videos de los reporteros que intentaban ingresar a la zona controlada del deslave.

Posteriormente, los policías expulsaron a los periodistas del límite establecido en el primer retén.

“Déjennos hacer nuestro trabajo”, decía a los policías el periodista Eduardo Montenegro, de NotimaTV, de Matagalpa, al momento en que los reporteros eran expulsados.

Cuando los periodistas reclamaban por la decisión de ser expulsados de la zona, un policía que dirigía el operativo dijo: “Se les está indicando que allí van a estar y eso es todo, ¿ok?”.

Detrás de ese oficial que daba órdenes a los periodistas había otros agentes y antimotines cargando fusiles.

De acuerdo con imágenes publicadas por el sitio Artículo 66, al menos dos policías colocaron sus manos sobre las espaldas de dos periodistas, para retirarlos de la zona donde ocurrió el deslave.

A pesar de dichas acciones intimidatorias y amenazas de la Policía Nacional, los periodistas se mantuvieron en el camino que conecta con el macizo de Peñas Blancas y lograron entrevistar a rescatistas y comunitarios testigos de la búsqueda.

Por otro lado, este 19 de noviembre, en la comarca Samulali, la periodista Flor de Liz Ordóñez y el camarógrafo Exael Aristas, del medio matagalpino NotimaTV, sufrieron agresiones mientras intentaban dar cobertura al entierro de tres personas que perdieron la vida soterradas por el deslave.

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro expresa su solidaridad con las familias que han sido gravemente afectadas por el paso del huracán Iota por Nicaragua. 

Nuestra solidaridad con los periodistas expulsados y agredidos por ejercer su derecho a informar libremente de los estragos de este fenómeno natural. 

Admiramos su compromiso y valentía, que no se doblega a pesar de todas las acciones de censura impuestas por el régimen. 


 

Fuente: Fundación Violeta Chamorro